5. oct., 2015

Picasso y Asturias:

Picasso y la minería asturiana:

Picasso hizo esta pieza para los mineros asturianos en 1963, en apoyo a la ola de huelgas desde 1962 hasta 1963 contra el régimen de Franco: una lámpara de minero.

Pablo Picasso estaba muy opuesto a la dominación fascista del General Franco en España. Después de la Guerra Civil española que nunca se comprometió a regresar a su país hasta después de la muerte del dictador y, a lo largo de su vida, expresó su oposición a la regla de política de su enemigo. Durante la guerra su famosa pintura "Guernica" fue una declaración política abierta pero esto fue parte de un proceso continuo por el cual Picasso expresó sus puntos de vista. Picasso hizo esta impresión en apoyo a los mineros que azotaron contra el dictador en 1962.

El 7 de abril de 1962 los mineros de la mina de Nicolasa, en Asturias, declaró una huelga. Al día siguiente fueron seguidos por sus colegas en Baltasara, después por los mineros de la Poliomielitis y una semana más tarde todo el Valle del Caudal estaba en huelga. El lunes 16 la huelga se extendió a Turón y más tarde al Valle del Nalón, con 60.000 trabajadores en huelga. El lema utilizado por los mineros era "aumentos salariales generales y la solidaridad con nuestros compañeros". En el momento en España fue gobernada por el general Franco, que respondió con detenciones, palizas de los trabajadores y sus mujeres y otros atropellos. Otras regiones del país, como las zonas mineras y de hierro de Vizcaya y Guipúzcoa salieron en solidaridad con los mineros Asturias y el 4 de mayo el gobierno declaró el estado de emergencia en las provincias. Sin embargo nada podría detener a los mineros y el 24 de mayo el Boletín Oficial del Estado de acuerdo en las demandas de los huelguistas. Por primera vez bajo el franquismo un movimiento obrero de masas había ganado. La lucha tuvo repercusiones internacionales. Los intelectuales publicaron un manifiesto denunciando la tortura de las esposas de los mineros. En los años siguientes los conflictos continuaron de forma intermitente en las zonas mineras Asturies. En 1965 una manifestación de mineros en Mieres exigiendo la libertad de algunos prisioneros terminó con el asalto a una estación de policía local, un evento sin precedentes bajo el franquismo. Frente a graves pérdidas en las empresas mineras, el gobierno de Franco decidió nacionalizar la mayor parte de las minas, la creación de la empresa Mega Hunosa, que albergaba la mayoría de las operaciones mineras asturianas.