15. dic., 2015

Son muchas las opiniones de que la gracia está en la primera frase, pero también es muy importante que sigan frases que no tengan nada que envidiar a la primera. Algo debe haber de verdad en esto, porque estas frases en una novela es algo así como su carta de presentación, una puerta que nos invita a pasar al interior o que nos niega la entrada al libro. Sirva de ejemplo:

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo".

Con absoluta admiración a García Márquez, y con profunda humildad, os presentamos al "Inspector CRESPO", una novela, por capítulos, que iremos publicando periódicamente.

Deseamos sea de vuestro agrado y agradecemos los comentarios.