100 cuentos de Julio Cortázar y Jorge Luis Borges:

14. ago., 2016

Basta preguntarse por qué un determinado cuento es malo. No es malo por el tema, porque en literatura no hay temas buenos ni temas malos, hay solamente un buen o un mal tratamiento del tema. Tampoco es malo porque los personajes carecen de interés, ya que hasta una piedra es interesante cuando de ella se ocupa un Julio Cortázar o un Jorge Luis Borges.

 

Os dejo 100 cuentos de Julio Cortázar y Jorge Luis Borges que fueron recopilados.
 Estos escritos se han convertido en clásicos del relato corto y forman parte de las páginas de otros volúmenes o antologías de cuentos memorables: 
 

Cortázar

 

Bestiario (1951)

 

1. Casa tomada2. Carta a una señorita en París3. Lejana4. Ómnibus5. Cefalea6. Circe7. Las puertas del cielo8. Bestiario

 

 

Final del juego (1956)


9. Continuidad de los parques10. No se culpe a nadie11. El río12. Los venenos13. La puerta condenada14. Las ménades15. El ídolo de las Cícladas16. Una  flor amarilla17. Sobremesa18. La banda19. Los amigos20. El móvil21. Torito22. Relato con un fondo de agua23. Después del almuerzo24. Axolotl25. La noche boca arriba26. Final del juego

 

 

Las armas secretas (1959)
 

27. Cartas de mamá28. Los buenos servicios29. Las babas del diablo30. El perseguidor31. Las armas secretas

 

 

Todos los fuegos el fuego (1966)
 

32. La autopista del sur33. La salud de los enfermos34. Reunión35. La señorita Cora36. La isla al mediodía37. Instrucciones para John Howell38. Todos los fuegos el fuego39. El otro cielo

 

Queremos tanto a Glenda (1980)
 
 
Borges
 
Ficciones (1944)
 
57. El fin
59. El Sur
El Aleph (1949)
 
El informe de Brodie (1970)
 
El libro de arena (1975)
 
88. El otro
89. Ulrica
95. Undr



14. dic., 2015
Novela por capítulos

En fase de publicación...

7. dic., 2015
Mi amigo José Ramírez, seguidor de este Blog, y autor-colaborador de la novela "Inspector Crespo", tuvo la gentileza de enviar el comentario que sigue:
 
"EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO
Resumen de la editorial: Publicada originalmente en 1945, la obra maestra de Salinger se convirtió inmediatamente en una obra de culto de toda una generación de lectores. La impresionante fuerza con que el adolescente protagonista se mira a sí mismo es de una brillantez sostenida como sólo muy pocos autores pueden lograr. Las peripecias del adolescente Holden Cauldfiel en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, y a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

Opinión personal:
Me ha gustado mucho su lectura, sobre todo por la propia fuerza del personaje. Me encanta el empleo de frases cortas remachadas entre punto y punto por otra palabra que reafirma la idea. Por los comentarios que he visto hay dos tipos de lectores, los que le gusta mucho y consideran que es una obra excepcional, y los que dicen que no esta mal, pero sí algo sobrevalorada. Hay alguno negativo, pero es la excepción. A mí me ha encantado y por eso la recomiendo. Está editada al completo en pdf en internet."

 

Os recomendamos “El guardián entre el centeno”, una gran novela de J.D Salinger construida en primera persona para mostrar todo lo repulsivo y real del ser humano. Me pareció interesante compartir algunas de sus frases:
 
  1.  
     
6. dic., 2015
Se dice que la LITERATURA es el arte  que se emplea como medio de expresar una lengua. “El arte de la palabra”, que se relaciona con otras artes, y abro esta sección de "COMENTARIOS LITERARIOS con "La puta de Babilonia": un ensayo histórico y académico sobre la historia de la Iglesia católica, del escritor colombiano Fernando Vallejo. Es una de las alegorías bíblicas con la que los albigenses denominaban a la Iglesia Católica Romana. La frase fue obtenida de un pasaje del Nuevo Testamento, en los cap. 17 y 18 del Apocalipsis.
 
(1) Entonces vino uno de los siete Ángeles que llevaban las siete copas y me habló: «Ven, que te voy a mostrar el juicio de la célebre Ramera, que se sienta sobre grandes aguas,
(2) con ella fornicaron los reyes de la tierra, y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.


El primer párrafo del La Puta de Babilonia es reproducido abajo, sin permiso del autor (ojalá no se moleste):

“LA PUTA, LA GRAN PUTA, la grandísima puta, la santurrona, la simoníaca, la inquisidora, la torturadora, la falsificadora, la asesina, la fea, la loca, la mala; la del Santo Oficio y el Índice de Libros Prohibidos; la de las Cruzadas y la noche de San Bartolomé; la que saqueó a Constantinopla y bañó de sangre a Jerusalén; la que exterminó a los albigenses y a los veinte mil habitantes de Beziers; la que arrasó con las culturas indígenas de América; la que quemó a Segarelli en Parma, a Juan Hus en Constanza y a Giordano Bruno en Roma; la detractora de la ciencia, la enemiga de la verdad, la adulteradora de la Historia; la perseguidora de judíos, la encendedora de hogueras, la quemadora de herejes y brujas; la estafadora de viudas; la que inventó a Cristoloco el rabioso y a Pedropiedra el estulto; la que promete el reino soso de los cielos y amenaza con el fuego eterno del infierno; la que amordaza la palabra y aherroja la libertad del alma; la que reprime a las demás religiones donde manda y exige libertad de culto donde no manda; la que nunca ha querido a los animales ni les ha tenido compasión; la oscurantista, la impostora, la embaucadora, la difamadora, la calumniadora, la reprimida, la represora, la mirona, la fisgona, la contumaz, la relapsa, la corrupta, la hipócrita, la parásita, la zángana; la antisemita, la esclavista, la homofóbica, la misógina; la carnívora, la carnicería, la limosnera, la tartufa, la mentirosa, la insidiosa, la traidora, la despojadora, la ladrona, la manipuladora, la depredadora, la opresora; la pérfida, la falaz, la rapaz, la felona; la aberrante, la inconsecuente, la incoherente, la absurda; la cretina, la estulta, la imbécil, la estúpida; la travestida, la mamarracha, la maricona; la autocrática, la despótica, la tiránica; la católica, la apostólica, la romana; la jesuítica, la dominica, la del Opus Dei; la concubina de Constantino, de Justiniano, de Carlomagno; la solapadora de Mussolini y de Hitler; la ramera de las rameras, la meretirz de las meretrices, la puta de Babilonia, la impune bimilenaria tiene cuentas pendientes conmigo desde mi infancia y aquí se las voy a cobrar.”